Ni los transgénicos causan enfermedades ni la carne de cerdo es tan poco saludable

Los expertos que participaron en el Foro Gastronomía y Salud intentan desmontar algunos mitos alimentarios que no tienen mucha base científica.

Los alimentos transgénicos no son perjudiciales para la salud, como tampoco la carne magra de cerdo debería estar incluida entre los productos poco recomendados en la pirámide de la dieta mediterránea, a la luz de los últimos ensayos clínicos. Son solo dos de las importantes afirmaciones avaladas por destacados expertos que intervinieron ayer en la segunda y última jornada de la segunda edición del Foro Gastronomía y Salud, organizado por HERALDO. El mito de malignidad que envuelve a los transgénicos fue desmontado por el investigador José Miguel Mulet, profesor de biotecnología de la Universidad de Valencia, quien afirmó que siguiendo las indicaciones de quienes se oponen a ellos no podríamos comer de nada porque “nada es completamente natural”, ya que en la naturaleza se producen hibridaciones como la del trigo, que “podría ser considerado Frankstein”. “Me encanta comer transgénicos –añadió– porque estos alimentos tienen muchos más controles que otros que no lo son y porque están compuestos de elementos que ya están en la naturaleza y que se mezclan igualmente en el proceso digestivo”. Por último, dijo que las organizaciones ecologistas “llevan 20 años anunciando el Apocalipsis pero nunca llega”.

Entre las ponencias que se desarrollaron ayer, fue destacable también la que protagonizó la doctora Dolores Corella, directora de la Unidad de Investigación en Epidemiología Genética y Molecular de la Universidad de Valencia, quien se apoyó en numerosos ensayos clínicos y estudios científicos españoles y extranjeros para pedir la revisión de la consideración que tiene la carne de cerdo como causante de males como el colesterol alto, sobrepeso e hipertensión arterial.

Hay que lavarse las manos

Otra intervención que acaparó la atención de los alrededor de 200 asistentes al congreso fue la de Miguel Ángel López, del Basque Culinary Center, quien destacó el aumento de enfermedades transmitidas por los alimentos debido a malas prácticas de manipulación y conservación. “Se ha perdido el respeto al producto y al cliente”, aseguró al referirse a las deficiencias detectadas entre los profesionales de la hostelería. Muchos de estos problemas se evitarían lavándose las manos, pero esta práctica no es tan habitual como debería. También aludió a análisis hechos con los aros, pendientes, pulseras, relojes y anillos de profesionales y los resultados fueron que estaban llenos de microorganismos susceptibles de provocar enfermedades tóxicoalimentarias. Hasta las cartas de los restaurantes tienen tal cantidad de patógenos que nos horrorizarían los resultados de los análisis.

Durante dos días, destacados ponentes y expertos participaron en este encuentro, en el que se abordaron otros asuntos relacionados con la alimentación, la salud o las intolerancias.

En la clausura, el presidente de la Cámara de Comercio de España y de Freixenet, José Luis Bonet, animó a las pymes a aprovechar el potencial del turismo y la gastronomía, ya que es una “fortuna” que tiene España, “a la que no le gana nadie”. Junto a él estuvieron el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona; el director de medios de HENNEO, José Andrés Nalda, y el presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Aragón, José Luis Yzuel.

El Foro estaba patrocinado por Balay, Interporc, Araven, Eroski, Freixenet, Indaga y el Centro de Información Cerveza y Salud. Como patrocinadores institucionales figuraban el Ayuntamiento de Zaragoza, el Gobierno de Aragón, la Fundación Dieta Mediterránea, Fivin, la Academia Aragonesa de Gastronomía y la Real Academia de Gastronomía.

Compartir en:
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!

Post Reply